El Compliance no es un gasto, es una inversión

Recientemente leí en un artículo fue lo siguiente frase “si cree que el Compliance es caro, pruebe a no tenerlo”, palabras de Paul McNulty, ex Fiscal General Adjunto de Estados Unidos. Establecer la función de Compliance implica un coste, implica recursos tanto económicos, como humanos y técnicos.

Su finalidad es evitar la comisión de delitos en el seno de la persona jurídica. Y en caso de que se produzca un delito en la compañía, el tener un sistema de Compliance en la compañía permitirá decidir a los jueces sobre la exención o atenuación de la responsabilidad penal de la persona jurídica, y entre las cosas que se analizan es la efectividad del sistema, la suficiencia del presupuesto destinada a Compliance, la profesionalidad de las personas que desempeñan la función, entre otras.

Adicionalmente, a su objetivo principal del sistema es desarrollar una cultura corporativa ética en la empresa, enfocada a generar el compromiso por parte de todos los integrantes de la misma de cumplir con las leyes y regulaciones aplicables, así como las normas que se hayan adoptado voluntariamente como pueden ser los códigos de conducta o de ética, y demás políticas y procedimientos internos. El Sistema de Gestión de Compliance sirve además para prevenir y detectar otros riesgos de Compliance dentro de la empresa, protegiendo a la misma de sus posibles consecuencias legales, financieras y reputacionales.

El Programa de Compliance en sí mismo, compuesto de  eficaz puede evitar la imposición de multas millonarias a la organización, así como la inhabilitación para obtener subvenciones o para contratar con el sector público. Incluso, puede impedir la disolución de la propia persona jurídica, que esta pena implica la muerte o extinción de la compañía.

De lo anterior conviene recordar que existe una pena que puede ser mucho más grave que las tipificadas en el Código Penal, y es el daño reputacional, derivado de noticias negativas en los medios de comunicación. A raíz de estas, se puede producir una absoluta pérdida de confianza en los inversores, clientes, proveedores y empleados. Y ello se traduce en el desplome de sus ingresos y del valor de sus acciones, en el caso de que sea una empresa cotizada.

Por todo lo antes expuesto, es incuestionable que destinar dinero a Compliance no es un gasto, es una inversión, puesto que la organización termina ahorrando costes medibles (e.j. multas) o no (reputación). El riesgo de comisión de delitos está presente en todas y cada una de las empresas, incluidas en las pequeñas y medianas, porque es una característica implícita de cualquier actividad económica.

Si te ha gustado este contenido, usa los botones abajo para compartir en tus redes sociales 😊.

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: