Que nadie pesque tus cuentas: Evita el phishing

El phishing es una técnica con el que buscan suplantar la identidad de una empresa u organización conocida, redirigiendo al usuario a una web fraudulenta para robarle información personal, o bancaria generalmente, para conseguir datos como claves de acceso o contraseñas de forma ilegítima.

¿Cómo puedes protegerte?

Como dije en uno de mis posts anteriores, la desconfianza es la madre de la seguridad (si aun no lo has leído, visita https://atomic-temporary-188606439.wpcomstaging.com/2021/02/22/la-desconfianza-es-la-madre-de-la-seguridad/). En ese sentido, te doy algunas recomendaciones:

  • Presta atención a la dirección del correo electrónico: los delincuentes usan correos que llegan desde direcciones que no son las habituales desde las que recibes el resto de comunicaciones, pero también en ocasiones suelen ser muy similares para que si no estas atento, caigas en el anzuelo. Algunos ataques más sofisticados también falsifican el dominio, por lo que por ejemplo si vas a entrar en tu cuenta bancaria o a tu cuenta de Instagram lo mejor es que entres directamente a la página del banco o de tu red social y no a través de ningún enlace que tengas en tu email.
  • Verifica el enlace destino: estos emails falsos suelen apuntar a webs que simulan ser la original, los atributos visuales suelen ser iguales, los logos y otra serie de elementos con la intención de confundirte. En ese sentido, la clave está en prestar atención al dominio o barra de direcciones. Asegúrate que sea la correcta y no tiene ninguna letra adicional o carácter que sea “sospechosa”, o cuya terminación en vez de ser por ejemplo punto “es” sea “com”.
  • Por ejemplo, si vas acceder a tu red social, por ejemplo, el Instagram podrías activar la verificación en dos pasos. Y si vas acceder a tu banco, recuerda que el banco nunca te pedirá tus claves completas ni tus claves de seguridad o cajero.
  • No reveles tus claves de seguridad o ninguna de sus posiciones a través de Apps de mensajería, como WhatsApp, o por correos electrónicos y SMS.
  • Otra cosa que debes de cuidar es tu PIN así como el código de seguridad del reverso de tus tarjetas (CVV) ya sean de débito o de créditos. Ni permitas que ese código sea visto por otras personas, ya que estos datos autorizan los pagos.
  • Asegúrate cuando valides tus compras y tengas que usar el CVV estés en una página con conexión está cifrada, es decir, el «https» está habilitado.
  • Fíjate en el propio texto del email o de la página web. Por ejemplo, si esperas un correo de algún remitente de una empresa, asegúrate de que esté y no contenga cambios de aspecto a lo que recibes habitualmente o en el pie de su firma.
  • Atento a la ortografía del correo. Lo más sospechoso en este tipo de correos fraudulentos es que el cuerpo contenga faltas de ortografía o utilizan un vocabulario poco corriente, propios de otros países.
  • Revisa los archivos adjuntos. Desconfía de nombres genéricos tipo “factura”, “recibo” o similares. También, revisa la extensión del fichero, es decir, si es un archivo de Excel o PDF, asegúrate de que el icono pertenece al programa o tipo de fichero. 
  • Desconfía de los ficheros que te pidan que habilites las macros, generalmente pueden propagar virus o malware dentro de tu equipo o red. Así como, evita los archivos “.exe” o similares, ya que estos son archivos ejecutables que pueden ocultar scripts o instalaciones de código malicioso.
  • Desconfía también de los archivos javascript o extensión “.js”, ya que este tipo de

Por último, en el peor escenario, que ya hayas sido víctima y por ejemplo has realizado el pago a través del enlace fraudulento, contacta con tu entidad bancaria para informarles de la situación, has la reclamación suministrando todas las pruebas de las que dispongas (capturas de pantalla, e-mail, mensajes, etc.) y presenta tu denuncia ante las autoridades.

Si te ha gustado este contenido, usa los botones abajo para compartir en tus redes sociales 😊.

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: