Riesgos asociados a las redes sociales (Parte II)

Las redes sociales en la actualidad se han convertido en la principal herramienta y plataforma de comunicación a nivel global. Es casi imposible vivir un día entero sin echar un ojo a las redes sociales. Su popularidad no deja de crecer a medida que nuevos mercados y usuarios, si bien empezamos con Facebook, WhatsApp, pasamos por Instagram, y ahora hay Tik Tok por mencionar algunas de las más conocidas.

Ahora bien, no todo es ver fotos y stories de amigos, conocidos o famosos. En el mundo digital también hay una red de hackers, ciberdelincuentes o traficantes intentando cometer todo tipo de delitos. Uno de los grandes inconvenientes de Internet y en especial de las redes sociales es la facilidad con la que información privada o confidencial puede hacerse pública o caer en malas manos, desde datos tan simples como la ubicación (si no te das cuenta y permites que tu móvil se vincule a tu GPS o Google Maps), edad, dirección, información de nuestro trabajo, de la escuela de los niños y más peligroso aun, de tu propio hogar.

El robo de información es realizado por ciberdelincuentes, hackers o usuarios inescrupulosos que se apropian de datos de terceros. Usualmente la información se obtiene a través de campañas fraudulentas de venta, donación u ofertas engañosas. Tal como les comenté en la primera entrega de “Riesgos asociados a las redes sociales” (si aún no lo has leído te invito a visitar https://compliancesinfrontera.wordpress.com/2021/03/04/riesgos-asociados-a-las-redes-sociales-parte-i/) los delincuentes logran hacernos daño a través de la suplantación de Identidad (perfiles falsos suplantando a un tercero); malware (software malicioso por medio de los que logran infectar los equipos de las víctimas) y phishing (lo cual suele redirigirte a una web fraudulenta para robarte información personal o bancaria generalmente).

Pero hay otros peligros asociados a las redes sociales de los que quiero hablar hoy, que van asociados más a la privacidad y a nuestro consentimiento. Hoy en día hay una tendencia o problemática que ocurre con el material íntimo (como fotografías de desnudos o mensajes eróticos), que si bien está destinado a un usuario concreto y no a divulgarse libremente, puede hacerse público o venderse en páginas de pornografía, sin el consentimiento de quien los emitió, creyéndose a salvo en la privacidad de un mensaje directo; y así como esto, se derivan otros peligros.

El acoso cibernético

Las víctimas son en su mayoría adolescentes de entre 12 y 17 años, y también las mujeres son más propensas a sufrir ataques. El Cyberbullying, maltrato o agresión a través de mensajes de texto, de voz, o de fotos, videos, audios, subidos a las redes sociales, afecta a millones de personas alrededor del mundo y preocupa a profesionales de la salud. 

Al ser jóvenes en su mayoría, estos además suelen experimentar bajo rendimiento académico, depresión, ansiedad, sentimientos de soledad y cambios en los patrones de sueño y de alimentación, que podrían alterar su vida.

Los jóvenes que sufren este problema en lugares físicos como colegios o institutos también se ven sometidos a insultos, amenazas, difamaciones o incluso chantajes siendo obligadas a publicar imágenes personales para ser humilladas frente al resto.

En este punto es fundamental la labor de los padres y profesionales para tratar de evitar que se creen una cuenta para evitar los peligros de las redes sociales, y si finalmente quieren crearla deben tener en mente la posibilidad de ajustar el nivel de privacidad, para que solo vean determinadas personas la actividad de sus perfiles. Y si estáis pasando por una situación de acoso, además de llevar a tus hijos a un profesional, debéis ir a las autoridades ya que esto constituye un delito.

En España, el delito de acoso no existía como tal antes de la Reforma del Código Penal que entró en vigor el 1 de julio de 2015. El artículo 172 ter del Código Penal tipifica el delito de acoso, también denominado “delito de stalking”, dentro de los delitos contra la libertad. ¿Qué conductas tipifica el delito de acoso?

El que acose a una persona llevando a cabo de forma insistente y reiterada, y sin estar legítimamente autorizado, alguna de las conductas siguientes y, de este modo, altere gravemente el desarrollo de su vida cotidiana: a) La vigile, la persiga o busque su cercanía física; b) Establezca o intente establecer contacto con ella a través de cualquier medio de comunicación, o por medio de terceras personas; c) mediante el uso indebido de sus datos personales, adquiera productos o mercancías, o contrate servicios, o haga que terceras personas se pongan en contacto con ella y d) atente contra su libertad o contra su patrimonio, o contra la libertad o patrimonio de otra persona próxima a ella.

Como este es un Blog de Compliance “Sin Fronteras”, también quiero comentarles del tratamiento de este delito, por ejemplo, en Latinoamérica.

En Perú, el acoso es un delito recién incorporado al Código Penal en setiembre del 2018 y es definido como: “Quien, de forma reiterada, continua o habitual, y por cualquier medio, vigila, persigue, hostiga, asedia o busca establecer contacto o cercanía con una persona sin su consentimiento, de modo que pueda alterar el normal desarrollo de su vida cotidiana”. De igual forma, es apenas en noviembre del año pasado, que el Senado mexicano aprobó con 87 votos a favor, la Ley Olimpia, que castiga con hasta seis años de cárcel el acoso, hostigamiento y difusión de fotos y videos íntimos en internet y redes sociales sin el consentimiento de los implicados.

En línea general, creo que la legislación alrededor del mundo esta cambiando para castigar todos aquellos supuestos en los que, sin llegar a producirse necesariamente el anuncio explícito o no de la intención de coartar la libertad de la víctima (coacciones), se producen conductas reiteradas por medio de las cuales se menoscaba gravemente la libertad y sentimiento de seguridad de la víctima, a la que se somete a persecuciones o vigilancias constantes, llamadas reiteradas u otros actos continuos de hostigamiento.

Violaciones, secuestros o raptos con fines de explotación sexual (Grooming)

El grooming comprende todas aquellas conductas ejecutadas en línea por pedófilos o un pederasta (los groomers) para ganar la confianza de menores o adolescentes mediante la utilización de una identidad usurpada, fingiendo empatía, identidad de intereses o contención emocional, con la finalidad de concretar un abuso sexual.

Estos delincuentes utilizan las redes sociales como plataforma para tomar contacto con sus víctimas. Mediante mecanismos de seducción, buscan el intercambio de imágenes comprometedoras (de contenido sexual) que luego son utilizadas para extorsionar a las víctimas. Y aún peor, en países altos niveles de inseguridad y con un funcionamiento del sistema jurídico bastante cuestionable, adicionalmente la información es usada para secuestros o raptos con fines de explotación sexual.

Problemas legales

Las personas no saben que todo lo que dice o se publica en las redes sociales puede tener repercusiones legales. Así que mucho cuidado con insultar, difamar o difundir rumores falsos. Tales contenidos pueden generar problemas relacionados con la protección de datos de carácter personal, la propiedad industrial e intelectual, el derecho penal y los derechos de la personalidad, el derecho laboral y la publicidad entre otros.

Recientemente en el procedimiento Nº PS/00279/2020, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha sancionado con 9.000 euros al responsable de una web por publicar allí material fotográfico y otros datos personales de una persona, sin su consentimiento. La AEPD consideró infringidos los arts. 6 (licitud del tratamiento) y 13 (información que deberá facilitarse cuando los datos personales se obtengan del interesado) del Reglamento General de Protección de Datos (RGPD).

En detalle, las dos infracciones a juicio de la AEPD se basaron en: primero, por vulneración del tratamiento de sus datos de carácter personal sin su consentimiento; y una segunda infracción, por carecer la política de privacidad de la página web objeto de la presente reclamación, de los requisitos exigidos en cuanto al tratamiento de datos de carácter personal.

Para finalizar, si bien es cierto puedo darles un consejo general, ya que podéis evitar muchas situaciones es administrar la información privada con un criterio de alerta, recordando en todo momento que nuestra información puede ser empleada con fines nocivos, y que no todo el que emplea las redes sociales lo hace con el mismo fin. Además, no aceptar solicitudes de ningún tipo de personas extrañas o misteriosas, ni brindar nunca información sensible en respuesta a ofertas que parezcan demasiado buenas para ser verdad.

En el caso de los menores de edad, es necesario instruirlos al respecto y enseñarles que, si bien parecen seguras, las redes sociales son tan peligrosas, y evitar el poder de adicción que traen consigo, enganchados como víctimas del like, o por el hecho de pasarse muchas horas enganchados al móvil.

Si te ha gustado este contenido, usa los botones abajo para compartir en tus redes sociales 😊.

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: