Delitos contra la vida silvestre

El comercio ilegal de fauna y flora silvestres (TIF) es una importante delincuencia organizada transnacional que genera miles de millones de ganancias criminales cada año. El TIF alimenta la corrupción, amenaza la biodiversidad y puede tener un impacto negativo importante en la salud pública y la economía. Para mover, ocultar y blanquear sus ganancias, los traficantes de especies silvestres de fauna y flora silvestres se aprovechan de los puntos débiles de los sectores financiero y no financiero, lo que permite seguir cometiendo delitos contra la fauna y flora silvestres y perjudica la integridad financiera.

A pesar de ello, las jurisdicciones rara vez investigan el rastro financiero que deja este delito.

 El Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), como organismo normativo mundial en materia de contra el blanqueo de capitales (AML), la lucha contra la financiación del terrorismo y la lucha contra la financiación de la proliferación, está preocupado por la falta de de los aspectos financieros de este delito, y ha realizado distintos estudios para apoyar a los países en la lucha contra el blanqueo de capitales. Las normas del GAFI (es decir, las 40 recomendaciones) proporcionan un marco útil para todos los países ya que les permite fortalecer sus leyes y políticas nacionales y la cooperación a nivel a nivel nacional e internacional.

Los países deben considerar los ingresos generados por el comercio ilegal de fauna y flora silvestres como una amenaza global, y no como un problema sólo para aquellos países que seamos ricos en la vida silvestre como Venezuela. Costa Rica, Brasil, Ecuador, Tailandia, África etc. Ya que la vida silvestre es recolectada, transportada y vendida ilegalmente en otros países.

En particular, los delincuentes suelen utilizan indebidamente el comercio legítimo de especies silvestres, así como otros negocios de tipo importación-exportación como fachada para mover y ocultar los ingresos ilegales de los delitos contra la vida silvestre. Las empresas fachadas que se suelen utilizar tienen conexiones con las industrias de plásticos, madera, alimentos congelados u obras de arte, etc. Otra tendencia común es el uso indebido de empresas de fachada con empresas como granjas, instalaciones de cría, tiendas de mascotas y zoológicos,

Y otras vinculadas a la decoración y la joyería, y la moda. Y como si las empresas fachadas no fuesen suficientes, generalmente, también este problema está vinculado a la corrupción de las autoridades, el fraude y la evasión fiscal.

El GAFI ha constatado que, a pesar del impacto global del TIF, los sectores público y privado de muchos países no han dado prioridad a la lucha contra este tema. Usualmente muchos países no suelen tener los conocimientos, la base legislativa y los recursos necesarios para evaluar y combatir esta amenaza.  

La poca atención que se les presta a los flujos financieros provenientes del tráfico ilícito de especies silvestres ha impedido en gran medida que los países puedan identificar y sancionar el tráfico ilícito de especies silvestres. Para hacer frente a este problema, los países deberían considerar algunos aspectos:

  • Los flujos financieros asociados con el tráfico ilícito de especies silvestres de forma proporcional al riesgo.
  • Proporcionar a todos los organismos pertinentes el mandato y las herramientas necesarias para llevar a cabo investigaciones de este tipo conjuntamente con el tráfico ilícito de drogas, el blanqueo de capitales, etc.
  • Mejorar la coordinación entre las autoridades responsables de combatir los delitos contra la vida silvestre y los responsables de investigaciones financieras para que las autoridades intercambien información y seguir los fondos.
  • Cooperar con otras jurisdicciones, las organizaciones internacionales pertinentes y el sector privado para combatir el tráfico ilícito de animales.

A nivel mundial, según la Interpol, se estiman ingresos superiores a 20.000 millones de dólares por el comercio ilegal de especies silvestres. Aunque en mi opinión, es un delito difícil de cuantificar la cifra exacta, lo que si es cierto es que existe un importante margen de beneficio entre las personas que se dedican a este tipo de delitos entre los países de origen y los de destino.

Y ya para finalizar, como amante de las nuevas tecnologías, también debo decir que estas desempeñan un papel importante ya que facilitan la comunicación y los pagos no presenciales entre compradores y vendedores de fauna ilegal. En particular, las plataformas de comunicación cifradas y las redes sociales, facilitan los mercados en línea. Los posibles compradores a través de grupos privados, o plataformas de mensajería móvil cifradas, y por supuesto si los pagos se hacen a través de cryptomonedas es muy fácil ocultar las ganancias de los delitos contra la vida silvestre.

En consecuencia, queda claro que es necesario un esfuerzo coordinado entre los sectores público y privado, y entre los países a nivel internacional. La flora y fauna mundial están en grave peligro a causa de las acciones de los delincuentes. Ayudamos a que los delincuentes no exploten la vida silvestre protegida. Está en riesgo equilibrio de nuestros ecosistemas, la biodiversidad. Desde la caza de elefantes para obtener marfil, al tráfico de especies exóticas como mis guacamayas, el pangolín. Este es un delito que a menudo cruza fronteras y que aunque no te dediques al cumplimiento normativo, a los riesgos, al mundo de las auditorias, también puedes contribuir, ya que las asociaciones en defensa de los animales por ejemplo, aquí son de vital importancia.

Si te ha gustado este contenido, comenta y usa los botones abajo para compartir en tus redes sociales!!! 😊

Si quieres dejar tu opinión, recuerda que siempre sea de firma positiva y con respeto. Por el contrario, cualquier opinión agresiva, conductas o expresiones que vayan en contra del respeto, la dignidad, o constituyan injurias o calumnias será bloqueado, y denunciado a las Autoridades conforme a lo previsto artículo 208 del Código Penal Español. El delito de injurias se prevé una pena de multa que oscila entre 3 y 14 meses y para las calumnias la pena será de prisión de 6 meses a 2 años o multa de 6 a 24 meses.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: